NUTRIENDO PARA EL FUTBOL (PARTE 2)

Nutriendo para el futbol (parte 2)

20:49

GENERAL - Julio 24, 2020

EN EL ARTÍCULO ANTERIOR CONOCIMOS PARTE DEL PROCEDIMIENTO QUE LOS NUTRIÓLOGOS LLEVAN A CABO PARA TENER AL DÍA LOS DATOS NUTRICIONALES DE CADA JUGADOR Y SEGUIR ATENTOS A LAS MEDIDAS DE HIGIENE PARA QUE SEA ÓPTIMO.

En el artículo anterior conocimos parte del procedimiento que los nutriólogos llevan a cabo para tener al día los datos nutricionales de cada jugador y seguir atentos a las medidas de higiene para que sea óptimo. Para todas las categorías es el mismo cuidado, que va desde cumplir con las normas de limpieza y evitar alimentos que causen malestares a los jugadores hasta el seguimiento y control de las dietas personalizadas.

Elaborar los menús no solamente consiste en lo que se puede comer en las instalaciones de Cantera, en Casa Club y en los viajes; requiere también de un análisis basado en los horarios de los partidos y/o entrenamientos, en los que se consideran la hora de levantarse para que se dé un desayuno ligero o uno más cargado, los tiempos de digestión y energía para el desgaste físico durante el partido, así como la alimentación posterior, necesaria para la recuperación.

¿Qué pasa con el primer equipo? Ahora que el plantel regresó a la Cantera para iniciar la pretemporada de cara a la siguiente temporada, vamos a conocer cómo es un día de nutrición en pretemporada. La nutrióloga encargada de llevar el control de alimentación de nuestros Pumas inicia su día a las 7 de la mañana en la concentración, donde supervisa que los alimentos solicitados para el desayuno estén completos y montados antes de que los jugadores lleguen al comedor.

Cada jugador sabe cuál es su plan de alimentación, por lo que las porciones son previamente planeadas. En Cantera se consulta con el preparador físico cuál entrenamiento será más intenso en caso de tener programada una doble sesión, para así preparar la suplementación o colación de recuperación y preparar las proteínas y la hidratación personalizada para después de la carga física fuerte.

De vuelta al hotel de concentración, se supervisa la preparación y el montaje de la comida. Cuando llegan los futbolistas, se vuelve a supervisar el consumo de cada uno y, dependiendo del día (si hay partido o entrenamiento), se ajustan los carbohidratos. La alimentación puede variar y se va adaptando de acuerdo con el programa de trabajo físico. La hidratación también es fundamental y permanente, tanto con agua natural como con bebidas hidratantes, antes, durante y después de los entrenamientos y juegos.

Un punto importante es que la nutrióloga pesa los alimentos de los jugadores que llevan dieta personalizada. Esto les ayuda a tener un buen control sobre sus hábitos, ya que deben incluir todos los grupos alimenticios que tengan especificados en su plan.

Para la sesión vespertina, en caso de que sea ligera, se les proporciona geles y gomitas que les dan energía durante el entrenamiento. Al final, ya tienen lista fruta de mano (manzana y plátano) o barras energéticas, además de uvas o fresas en contenedores individuales con tapa.

Para la hora de la cena, es el mismo procedimiento que en los alimentos previos; además, siempre se tienen colaciones sanas y naturales en caso de que, después de la cena y si se programó temprano, algún jugador tenga un poco de hambre.

Las actividades que realizan el nutriólogo de las fuerzas básicas, del conjunto femenil y la nutrióloga del primer equipo van siempre de la mano con el fin de tener jugadores bien alimentados que soporten las cargas físicas, que también son estudiadas y aplicadas para cada categoría. Para los chicos de categorías menores, resulta aspiracional cuidarse como lo hacen los jugadores de primera: todos PUMAS CON GARRA.

“Somos lo que comemos, pero lo que comemos nos puede ayudar a ser mucho más de los que somos”- Alice May Brock